DISCAPACIDAD Y DOMÓTICA

Dentro de las posibles ayudas tecnológicas que se encuentran disponibles, en este momento, para favorecer la vida de las personas con alguna diversidad funcional, hay una cuyas posibilidades de evolución son espectaculares, y ésta es la domótica. Teniendo en cuenta la vocación social de la persona, todos estos medios que facilitan estas relaciones sociales, a colectivos con mayores dificultades para mantenerlas, enriquecen y alimentan una faceta importantísima para el correcto desarrollo del ser humano.

Tiene un componente de ciencia ficción que ya es plenamente utilizable, pero que indudablemente tiene que conseguir, en un futuro inmediato, un desarrollo importantísimo dada su potencialidad.

Sin duda es una ayuda inigualable para conseguir la máxima autonomía personal en las personas con discapacidad, facilitándoles sus tareas cotidianas. Principalmente favorece un alto grado de comunicación y un acceso a otros campos que en distintas circunstancias podrían llegar a ser inalcanzables, tales como la educación, el empleo o el ocio.

Una de las ventajas de la domótica es que esta ayuda puede ser progresiva, con lo que se puede ir adaptando al deterioro gradual de las personas mayores o de algunas formas de diversidad funcional.

Fundamentalmente lo que facilita la domótica además de todo lo relacionado con la comunicación es el control del entorno, ya sea este doméstico o laboral, permitiendo el uso de todos los aparatos electrónicos o de los sistemas eléctricos mediante la voz o el empleo de mandos a distancia. Pero no sólo esto; la realización de llamadas de emergencia si se precisa o incluso la activación de la apertura de puertas de paso o la regulación en altura de los sanitarios, por poner un ejemplo.

El edificio domótico responde y se integra a la perfección dentro del concepto de “diseño para todos”. Indudablemente un edificio que goza de esta tecnología sirve tanto para personas con discapacidad como para los que no la tienen, ya que facilita la vida y la hace más confortable para todos. Se trata de aprovechar los avances que aporta la ciencia y adaptarlos al entorno doméstico. En arquitectura lo que es bueno para el discapacitado también redunda en una mejora para el capacitado.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *