EL CUIDADOR FAMILIAR

Cualquiera que lo haya vivido sabe que un cuidador familiar se enfrenta diariamente a gran cantidad de retos. Como cuidador familiar nos referimos a la persona que dedica gran parte de su tiempo diario a la atención de la persona dependiente, recayendo sobre ella la mayor parte de responsabilidad referente a su cuidado.

Este reto diario supone encarar una gran carga de trabajo que, con frecuencia, desborda la capacidad real de la persona que la asume. Esto conlleva que sufra una presión continuada que termina afectando a su propia salud.

El cuidador se ve afectado por distintas causas:

  • Se reduce su tiempo de ocio, abandonando aficiones y relaciones sociales.
  • Su propia tensión origina conflictos y disputas con el resto de la familia que deterioran sus relaciones.
  • Pueden aparecer problemas laborales y económicos. Por la exigencia de la situación familiar y por las necesidades de la persona dependiente.
  • La propia salud se ve alterada, física y emocionalmente, tanto por el estado de tensión y ansiedad que se genera como por la propia actividad.

Para prevenir e intentar paliar estas consecuencias hay distintos recursos a los que se puede recurrir. Conviene tener en cuenta que se puede recibir ayuda de distintos servicios especializados en el cuidado de personas dependientes:

  • Centros de día, donde la persona dependiente puede acudir a pasar el día.
  • Servicios de ayuda a domicilio, en los que cuidadores profesionales acuden al domicilio.
  • Servicios de teleasistencia, gracias a que mediante distintos dispositivos el enfermo puede recibir ayuda urgente.

Con estas ayudas los familiares dispondrán de un mayor tiempo libre, lo que repercutirá en su salud y ánimo.

Pero es básico tener presente una serie de consejos:

  • Conocer muy bien el estado del enfermo y los cuidados que requiere.
  • Descansar lo suficiente.
  • Evitar la automedicación.
  • Cuidar las amistades y relaciones personales.
  • No olvidar las propias aficiones y seguir cultivándolas.
  • Mantener el sentido del humor.
  • Mantener la autoestima mediante el cuidado físico.
  • Disponer de parcelas de tiempo libre.

Pero siempre, siempre, bajo cualquier circunstancia, recuerda que hay que cuidarse para cuidar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *