Yo he vivido tres vidas, sí así es, no exagero. Mi primera vida la viví hace ya muchos años, poblada de fantasía, misterio y aventura; la etapa de mi niñez, la primera vida que define el tipo de personas que seremos en un futuro y que en estos tiempos tengo más presente que nunca, se me aparece constantemente, recuerdo cosas que durante mucho tiempo creí olvidadas para siempre. Luego llegó mi segunda vida, la de adulto, donde desarrollé mi trabajo y fundé una familia con la que viví feliz, creo, durante muchos años, pero la verdad es que no me acuerdo. Y ahora estoy en mi tercera vida, en la que realmente no sé quien soy ni lo que hacía. Vivo en una casa acogedora y bonita que reconozco como mía, vivo con una mujer atenta y cariñosa que me cuida con delicadeza, aunque no sé quien es, supongo que debe ser mi mujer. También nos visitan unas personas que deben ser mis hijos porque me llaman papá, aunque yo no los conozco.  

En esta casa hay muchas fotos donde estoy con estas personas en diferentes etapas, yo me reconozco en las fotos pero no en la actualidad. Me acuerdo mucho de mi primera vida, la de niño, pero no de la de adulto, no se quién fui ni en qué trabajé, no se lo qué hice ni dónde viajé ni qué amigos tuve, pero sí me acuerdo de cuando iba al colegio y jugaba con mis compañeros.

En estos días convivo mucho con una persona a la que tampoco conozco, y que no debe ser familia porque ni me llama papá ni aparece en ninguna foto por la casa, además de que parece muy joven. Él me viene a buscar por la mañana y me lleva a pasear, andando lentamente con mi bastón buscamos un banco cómodo en un parque y allí me cuenta cosas. Yo apenas hablo, porque no tengo nada que decir y porque apenas recuerdo palabras para expresarme bien, lo dejo hablar a él, me dice que ha vivido en otros países y que ha visto muchas cosas, yo creo que también las he visto aunque no me acuerdo. Yo no sé si esto es algo pasajero porque la verdad es que nadie me da muchas explicaciones, pero me gustaría saber lo que he hecho, lo que he vivido y más me gustaría todavía poder vivir uno de los días de mi pasado para poder saber quien era y lo que hacía, pero bueno me tiene que dar igual porque también lo olvidaría.

Me dicen que tengo una enfermedad que me provoca esta situación, pero tiene un nombre muy complicado y lo he olvidado.

Yo por mi parte estoy bien, vivo tranquilo y siento que la gente que tengo a mi alrededor me quiere y se preocupa por mí. Me gusta vivir en mi casa y me gusta salir a pasear, me gusta que me hablen y me cuenten cosas y me gusta sentirme querido y protegido.

De todo lo demás, la verdad es que ya no me acuerdo…

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *