EL TRATO CON EL MAYOR

Cuando las personas vamos cumpliendo años y nos acercamos a lo que se puede considerar ancianidad, es habitual que se vayan produciendo cambios que afectan tanto al cuerpo, como a la mente y al carácter.

Con la edad todos nos volvemos más rígidos en nuestras convicciones y más intolerantes con las opiniones de los demás, considerando que la experiencia vital aporta un mayor valor a nuestro criterio.

Hay que tratar de mostrar la máxima comprensión y flexibilidad hacia los mayores, muchas veces se les exigen cosas que ni siquiera nosotros estaríamos dispuestos a hacer.

Es fundamental ser pacientes, intentar comprender lo que les está ocurriendo para poder llegar a ellos y conseguir entenderse. Su comportamiento puede parecer caprichoso, en ocasiones parecen niños pero no lo son.

Siempre el objetivo de la familia y de su cuidador debe ser mantener su estado físico y psíquico lo mejor posible, proporcionándoles cuidado físico pero también y esto es fundamental, comprensión, consideración, afecto y respeto.

  • Se deben evitar, en lo posible, los cambios de domicilio. Cambiar el entorno material del anciano les produce desorientación, lo que se traduce en angustia y agitación.
  • Respetar, en todo momento, su intimidad y dignidad.
  • Respetar y fomentar su independencia.
  • Mimar la relación. Darles el trato que ellos esperan y no el que queramos darle.
  • Emplear el tono de voz adecuado, siempre con respeto.
  • Mantener una actitud positiva y alegre.
  • Tener gestos afectuosos de forma habitual.
  • Escucharles con paciencia y atención.
  • Animarles y motivarles en las actividades diarias, reconociendo sus pequeños logros.
  • Dar a su aseo y aspecto físico una importancia prioritaria.
  • Facilitarles, en lo posible, el acceso a sus aficiones.

Con estas sencillas pautas de comportamiento, conseguiremos que la relación se desarrolle dentro de los cauces del respeto y la consideración, siendo mucho más llevadera la situación para todos y también que la persona mayor se sienta más cómoda, más arropada y más querida; lo que contribuirá a su tranquilidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *