EL COSTE DEL CUIDADOR

Escrito en Artículos el 19 Octubre, 2017 | 0 Comentarios »

En muchas familias llega un momento en el que se hacen necesariosAnciano y cuidador cuidados intensivos y especiales para alguno de sus miembros. Los avances médicos hacen posible el control de diversas enfermedades que hasta hace pocos años eran mortales y en este momento se controlan sus consecuencias mediante la prevención y la medicación.

Esto hace que estas personas de edad avanzada necesiten alguien a su lado continuamente, ya que aunque es verdad que la vida se prolonga, en muchas ocasiones se prolonga sin que se pueda mantener la autonomía y la calidad de vida.

Las familias se ven abocadas, en ocasiones durante largos periodos de tiempo a facilitar ayuda y atención a sus mayores. Requerimientos que frecuentemente son complicados de asumir por la propia familia debido a las cargas de trabajo y a los horarios completos que suelen tener la mayor parte de personas.

Es por ello que se recurre a la contratación de personal cualificado para este tipo de trabajos, algo que supone un gasto importante a las familias y que requiere de esfuerzo económico para poder asumirlo.

Pero esto, que para el que lo necesita es un asunto de vital importancia que no se puede posponer ni eludir, no es contemplado de forma conveniente por quien puede hacer que no suponga un coste tan elevado para familias que muchas veces no están para grandes gastos.

Pienso que siempre que se pueda justificar que estos servicios son empleados por personas mayores, enfermas o discapacitadas que no pueden prescindir de los mismos, deberían tener una consideración acorde con los problemas que solventan.

No se trata de un tema de ayudas, sino de contemplarlo como un artículo de primera necesidad para muchas personas para las que es fundamental ya que no gozan de salud ni autonomía suficiente para funcionar en solitario.

La sociedad debe ser sensible ante este tipo de situaciones, que en ocasiones pueden llegar a ser verdaderamente dramáticas y acarrear dificultades profundas tanto para el discapacitado como para las personas de su entorno.

Creo que ha llegado el momento de que se contemple el trabajo de los cuidadores, siempre que sean absolutamente necesarios e insustituibles, como un artículo de primera necesidad y que con ello lleve aparejado un tratamiento, a todos los niveles, lo suficientemente amable para aliviar de alguna manera el sufrimiento de muchas personas y el ahogo de muchas familias.

No olvidemos que una sociedad verdaderamente avanzada es la que vela por el bienestar de todos su miembros, ya sean niños, jóvenes, mayores, enfermos o discapacitados.

Fecha de publicación: 19/10/2017

0 Comentarios

Deja tu comentario