LA DIFICULTAD DE CUIDAR

Escrito en Artículos el 16 Diciembre, 2016 | 0 Comentarios »

Cuando aparece en la familia la necesidad de pedir ayuda externa para el cuidadoCuidador y anciano de uno de sus miembros, es cuando surgen las dudas y las indecisiones propias de una situación de este tipo.

Es entonces cuando se empiezan a barajar distintas opciones en muchos casos no consensuadas con el principal afectado; el principio básico que se debe respetar en estos momentos es la voluntad y la capacidad de decisión de las personas a las que esto afecta más directamente.

Hay que escuchar y ponerse en la piel del anciano o del dependiente siempre que esto sea posible, ya que bien es verdad que conforme se acerca el final se difumina la energía y se trastocan las habilidades haciendo que sea imposible la toma de la decisión más sencilla.

Pero cuando el deterioro cognitivo no llega tan lejos debemos ser conscientes de que percibe que va siendo una carga y ello hace que se sienta cada vez más inútil. Es por ello que se debe respetar, en la medida de lo posible, su capacidad de decidir. Cuidar no es sobreproteger, se puede pensar que por el hecho de ser ancianos son incapaces de tener sus propias iniciativas; cuidar es fomentar su propia autonomía, ya que el dejar de hacerlo encarrilará a la persona, aún más, en su propia dependencia. Estimularle contribuirá a que mantenga sus habilidades, enriqueciendo su vida y su espíritu al sentirse útil.

Estos aspectos descritos junto con la prolongación de la vida gracias a los avances médicos genera una nueva situación en el cuidado de mayores, situación que puede llegar a ser tan exigente en cuanto a sus cuidados que puede hacer que el cuidador se olvide de sí mismo debido al alto nivel de exigencia tanto física como psíquica.

En este momento se debe hacer un alto y pensar si no se está superando la propia capacidad, cuidar es importante, pero lo es más el cuidarse para cuidar, ya que quien no se cuida a sí mismo difícilmente será capaz de cuidar a otra persona.

Para afrontar este tipo de circunstancias se debe contar con todas las fuerzas que tengamos para superar todas las dificultades físicas y emocionales que acarrea. Por ello si te ves superado por las condiciones debes pedir ayuda y también ser capaz de aceptarla.

Fecha de publicación: 16/12/2016

0 Comentarios

Deja tu comentario